Enviar Whatsapp

info@cunipic.com

Lun-Vie 09:00-18:00 (UTC +1)

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el Título
Buscar en el Contenido
Search in posts
Search in pages
post
page
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el Título
Buscar en el Contenido
Search in posts
Search in pages
post
page

Las Cobayas muerden?

Estás pensando en comprarte una cobaya y una de las preguntas que se te viene a la cabeza es: LAS COBAYAS MUERDEN?

¿QUIERES UN REGALO DE BIENVENIDA DE UN 20% de DESCUENTO?

[button color=”orange” size=”big” align=”center” link=”https://store.cunipic.com/regalo-de-bienvenida/” icon=”” target=”false”]Únete Ahora al Club Cunipic[/button]

A menudo soléis preguntarnos por la agresividad de un animal en concreto. Sois muchos los que os decantáis por tener una pequeña mascota en vuestro hogar y, como es de entender, antes de adoptarlo, queréis tener una amplia información sobre él. En el caso de las COBAYAS os podemos asegurar que no son animales agresivos.

Por lo general una cobaya no muerde. Suele ser un animal que cuando se siente amenazado prefiere huir y alejarse que enfrentarse y atacar. Os volvemos a repetir que NO SON AGRESIVAS. Son animales mansos, dóciles, afectuosos y fáciles de domesticar, por lo que la persona que ha comprado este pequeño animal de compañía no suele arrepentirse de haberlo hecho.

Ahora bien, pese a que como ya hemos dicho son animales que huyen cuando se sienten amenazados antes que enfrentarse a su agresor, puede darse el caso que nuestra cobaya reaccione en alguna ocasión mordiendo. Básicamente puede ocurrir cuando se sienten atacadas y/o acorraladas, cuando tienen hambre, cuando están descansando y se les molesta o cuando quieren marcar territorio. Son casos contados e inusuales.

Qué hacer ante estos casos?

Una vez hayamos descartado que nuestra pequeña pueda tener algún problema de salud, debemos asegurarnos de que nuestra cobaya tenga unas condiciones óptimas en su jaula, con un tamaño adecuado para que pueda moverse sin dificultad, y que disponga de suficiente alimento, sobretodo de heno y agua, ya que la falta de ambas condiciones puede ser causa de su malestar y por ello nos muerda.

Proporcionémosle también algún objeto que alivie esa necesidad de morder, como por ejemplo un escondite o palo de madera.

Antes de cogerla deberíamos lavarnos las manos, sobre todo si acabamos de comer, ya que pueden confundir el olor de nuestras manos con comida.

Evitemos que se sienta insegura a la hora de tenerla en nuestros brazos. Sentir que están volando en el aire no les es agradable.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos y dándole el máximo de cariño, veréis como vuestro esfuerzo tendrá su recompensa.

Contacta con nosotros